jueves, 14 de diciembre de 2017

Cuando tus propios compañeros de colegio te acompañan en los momentos complicados

Un colegio de Sevilla tiene un programa en el que niños orientan a otros niños


El Colegio de San Francisco de Paula de Sevilla mantiene con resultados muy positivos desde hace cuatro años un programa denominado «Consejeros» y que está orientado a la mejora de la convivencia escolar a través del participación de los propios alumnos. Los estudiantes que participan de manera voluntaria en este Programa (unos quince alumnos de Secundaria y Bachillerato, y varios de Sexto de Primaria que empiezan a introducirse y recibir formación para poder ejercer como consejeros a partir del año siguiente) intervienen como «mediadores» en los conflictos menores que se producen entre los compañeros, acompañan como «mentores» a nuevos compañeros y otros con más dificultades de integración, y organizan o recomiendan como «cicerones» actividades lúdicas, de tipo deportivo, social o cultural.

La orientadora Rosa Burgos explica la génesis de esta iniciativa «El programa comenzó en 2006. Aunque en este colegio no teníamos problemas graves, sí nos planteabamos la convivencia escolar como un reto. Entre los alumnos había mucha iniciativa de voluntariado y querían hacer cosas, pero como no había problema, nos planteamos fomentar la convivencia. Y surgió nuestro programa «consejeros» que tiene varias funciones: facilitar la convivencia a alumnos que vienen nuevos que algunos son de otros países y tienen problemas por el idioma y culturales. Hacemos actividades, tanto en tutorías como con los padres y llevan un blog donde publican las cosas que les motivan, graban vídeos... También trabajamos contenido de la violencia entre iguales porque es la relidad que más se nos presenta y hemos descubierto con la práctica que no solo está la violencia física y más obvia, sino que la hay de forma camuflada, la psicológica. Ante eso lo que hacemos es encuestas, ellos mismos la elaboran y nos hacen llegar los temas que más les preocupan».
Burgos destaca que los pequeños consejeros «son siempre voluntarios. Ellos donan el tiempo de sus recreos en su preparación y en trabajar para sus compañeros».
Entre esos voluntarios está Fran que tiene 16 años y es el coordinador de sus compañeros. Fran estudia 1º de bachillerato y destaca las actividades de integración que se realizan en su colegio. Su voz denota el orgullo que siente de poder participar en esta iniciativa y destaca que «hemos realizado campañas de sensibilización y de información sobre redes sociales». Este alumno lleva varios años en el programa y explica que «al principio lo que queremos es fomentar una labor de acompañamiento, porque no todos llevamos en el colegio desde pequeñitos».

No hay comentarios:

Publicar un comentario